Saltar al contenido
Vitamina B12

La vitamina b12, los veganos y los vegetarianos

Vitamina B12: Los vegetarianos y los veganos están entre los que están en riesgo. ¿Hay fuentes veganas de B12? ¿Deberían tomar suplementos?

El vegetarianismo, el veganismo y la vitamina B12

En los círculos de la naturopatía y la nutrición, ningún tema es tan debatido como la cuestión de si los individuos que siguen una dieta vegana y vegetariana tienen o no suficientes ingestas de vitamina B12 (cobalamina), un nutriente esencial para nuestra salud.

La razón por la que este tema es tan ferozmente debatido es que es casi de naturaleza ideológica, lo que plantea una cuestión aún más fundamental sobre qué alimentos se supone que los seres humanos comen naturalmente.

La vitamina B12 ocupa un lugar muy especial en esta discusión sobre la dieta natural de los seres humanos. Cuando las personas que siguen dietas vegetarianas o veganas sin suplementos artificiales tienen una deficiencia de la vitamina B12, esencial para la supervivencia, no es difícil entender por qué algunos críticos pueden considerar estas elecciones de alimentos como inadecuadas o incluso peligrosas. Como resultado, algunos defensores de estas dietas argumentan a su favor.

En nuestra opinión, el debate sobre la dieta natural de los seres humanos pasa por alto el punto esencial de que las dietas veganas y vegetarianas se siguen por razones éticas. El hecho de que una deficiencia de vitamina B12 sea real y claramente peligrosa para la salud de las personas afectadas no debe considerarse desde el punto de vista emocional, sino más bien con el apoyo de la investigación científica y médica.

Desde una perspectiva dietética, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Son las dietas veganas/vegetarianas saludables y satisfacen todas nuestras necesidades nutricionales?
  • ¿Se recomienda o es esencial que los veganos y los vegetarianos tomen suplementos de cobalamina (vitamina B2)?
  • ¿Es saludable comer carne, pescado, productos lácteos y cuáles son las ventajas y desventajas de estos alimentos?

Ya se ha demostrado en numerosos estudios científicos que las dietas veganas y vegetarianas pueden ser excelentes para la salud. Estas dietas se consideran particularmente saludables y son recomendadas por la mayoría de los expertos en el campo de la nutrición siempre que se sigan concienzudamente, es decir, con una amplia variedad de productos equilibrados y de calidad. Algunas de las llamadas enfermedades de la civilización, como las enfermedades cardiovasculares o la hipercolesterolemia (cada vez más frecuentes), nos obligan incluso a recurrir a una dieta más rica en fruta y verdura, que podría compensar nuestro consumo excesivo de carne.

Pero obviamente es importante que los veganos y los vegetarianos vigilen su consumo y nivel de vitamina B12. El propósito de este artículo es informar sobre cómo hacer frente a estas ingestas.

Necesidades diarias de vitamina B12

Según las autoridades, el requerimiento diario de vitamina B12 es de alrededor de 3 mcg/día para un adulto sano. Dado que un gran número de individuos presentan problemas de asimilación (flora intestinal dañada y problemas gástricos), este límite debería, en nuestra opinión, revisarse al alza porque sólo puede utilizarse una parte de la vitamina B12 ingerida, el resto se rechaza en la orina.

Dicho esto, cabe destacar que, aunque nos preocupemos por obtener nuestros suministros de una fuente muy rica en vitamina B12 (por ejemplo, carne de vacuno, cerdo o pescado), sólo se puede absorber una cantidad relativamente pequeña (capacidad limitada del factor intrínseco). Un estudio muestra que las personas que consumen pocos alimentos ricos en B12 (como los vegetarianos y los veganos), que tienen mayores necesidades (estrés o angustia emocional) o una capacidad de absorción limitada, corren un alto riesgo de sufrir una deficiencia.

Mientras que una dieta ovo-lacto-vegetariana sigue proporcionando buenas fuentes de vitamina B12 como los huevos y ciertos quesos (camembert, gouda, etc…), los veganos no tienen una fuente de vitamina B12 científicamente probada para cubrir sus necesidades. Por eso, según un gran número de especialistas, se recomienda que cubran sus necesidades de vitamina B12 con suplementos alimenticios.

Esta es una opinión compartida por la Sociedad Vegana Internacional, una de las principales autoridades de la comunidad vegana. Esta asociación recomienda consumir una dosis diaria de 10 mcg combinada con una dosis semanal de 2000 mcg y dirigir la dieta hacia productos ricos en vitamina B12 .

La deficiencia de vitamina B12 en los veganos y vegetarianos

Muchos estudios han examinado si los individuos con dietas vegetarianas o veganas son más frecuentemente deficientes que los individuos omnívoros. La respuesta es inequívoca: las situaciones y/o riesgos potenciales de deficiencia son extremadamente comunes entre los veganos y un poco menos comunes entre los vegetarianos que entre los omnívoros. En los ancianos, los riesgos potenciales están cerca de un nivel de riesgo a medio camino entre los de los vegetarianos y los omnívoros. Sin embargo, para los veganos, el riesgo de deficiencia es extremadamente alto para todos los grupos de edad.

Los veganos suelen argumentar que el número de pacientes omnívoros que sufren deficiencias es mucho mayor que el número de veganos en esta situación, pero estas cifras son en términos absolutos y por lo tanto no tienen en cuenta la proporcionalidad. Hay que tener en cuenta que sólo entre el 0,1 y el 0,2% de la población sigue una dieta vegetariana y, por lo tanto, en términos absolutos, los omnívoros tienen muchas menos probabilidades de sufrir esta peligrosa deficiencia.

De acuerdo con los umbrales actuales para evaluar el riesgo de deficiencia, los científicos han calculado que casi el 7% de toda la población sufre de deficiencia de vitamina B12, mientras que según el mismo estudio, entre el 60 y el 90% de los veganos sufren de deficiencia de vitamina B12. Aunque las cifras varían, los resultados coinciden en esta conclusión general de que los veganos son una población de alto riesgo. Incluso los estudios realizados dentro de los círculos que defienden los valores veganos han llegado a conclusiones tan alarmantes que se ha adoptado un cambio de tono con respecto a esta cuestión.

Los vegetarianos no están exentos de este hallazgo porque ellos también forman parte del grupo de alto riesgo. Para ellos, los estudios están más en línea con las cifras: 20-70% sufren de deficiencia de vitamina B12, que en promedio es todavía cerca de la mitad de la población vegetariana – por debajo del umbral mínimo de vitamina B12.

Riesgos de deficiencia: veganos y vegetarianos

Por lo tanto, el aumento del riesgo de deficiencias en los individuos que siguen una dieta vegana o vegetariana puede considerarse como una forma de evidencia científica. Desde este punto de vista, esto pone fin a la argumentación de la comunidad vegana, ya que la profusión de estudios científicos sobre el tema no deja lugar a dudas.

Sin embargo, es sorprendente observar que, a pesar de los gravísimos riesgos para la salud, algunos foros y autores de la comunidad siguen ignorando los hallazgos científicos mencionados, en favor de argumentos morales y éticos sobre la explotación de los animales, la industria alimentaria o lo que debería ser la dieta natural de los seres humanos. La existencia de riesgos reales de deficiencias peligrosas para la salud y el hecho de que la vitamina B12 es esencial para nuestra supervivencia son simplemente ignorados.

La deficiencia de vitamina B12 puede tardar años en identificarse antes de que aparezcan síntomas graves. Durante años es posible que las únicas manifestaciones corporales que se experimenten sean “generalidades” como la fatiga crónica, la depresión y la leve inflamación bucal (úlceras bucales). Por lo tanto, es comprensible que no sea fácil para la profesión médica relacionarlos directamente con una deficiencia de vitamina B12. No es raro que los síntomas más graves aparezcan sólo años más tarde (10 – 20 años) cuando el individuo no es consciente de que sufre esta deficiencia.

Fuentes de vitamina B12 – vegetarianos

En la siguiente tabla, intentaremos revisar cuáles son las fuentes óptimas de vitamina B12 para las personas con una dieta vegetariana. Se recomienda que estas personas vigilen de cerca sus niveles e ingestas de vitamina B12 para que puedan adaptar la siguiente información a su propia situación.

Algunos alimentos ovo-lacto-vegetarianos contienen vitamina B12 que vale la pena nombrar porque pueden ayudar a cubrir las necesidades diarias de esta vitamina esencial para el funcionamiento de nuestros cuerpos:

Alimentosmcg/100g% de la ingesta diaria recomendada de B12 / adulto
Queso Camembert3,1103%
Emmental3,1103%
Yema de huevo2,067%
Queso Edam2,067%
Queso Gouda1,963%
Huevo de gallina1,860%
Mozzarella1,343%
Queso Fromage Frais1,033%
Queso Fromage blanc0,930%
Queso Cottage0,723%
Leche de cabra0,517%
Lait de vaca0,413%
Yogurt0,413%
Clara de huevo0,13%
Queso de cabra0,13%
Cerveza de trigo0,13%

**Nota: este consejo se basa en la suposición de que el individuo no sufre trastornos de asimilación (problemas gastrointestinales) o no se encuentra en una situación de mayores necesidades (estrés, pena, tensión emocional de cualquier tipo), lo que lamentablemente es el caso de un gran número de personas.

Desde nuestro punto de vista, las dosis recomendadas de vitamina B12 deben aumentarse sustancialmente porque, como se describe en el NB anterior, muchas personas tienen una mayor necesidad de vitamina B12 (estrés, pena, tensión psicológica, etc…) y/o sufren problemas de asimilación (problemas gastrointestinales). En nuestra opinión, sería aconsejable multiplicar la dosis diaria recomendada por 4-5 en caso de problemas de asimilación (muy frecuentes), y para los casos más graves (enfermedades del estómago o problemas de la mucosa digestiva) aumentar la dosis hasta 300 veces para evitar una deficiencia.

Fuentes de vitamina B12 – vegetarianos

La cuestión de si las necesidades de vitamina B12 están cubiertas o no por una dieta vegetariana ha dado lugar a muchas teorías, suposiciones y una sucesión de estudios científicos. Estos estudios han permitido comprender mejor el problema de la vitamina B12. Intentaremos revisar algunas de estas fuentes vegetarianas probadas y afirmadas.

Alimentos veganos fortificados con vitamina B12

Una forma híbrida de suplementos dietéticos es lo que se conoce como “alimentos fortificados con vitamina B12”. Se encuentran en los cereales, la leche de soja, el yogur de soja, algunos postres de soja, jugos, sustitutos de la carne, extractos de levadura y muchas bebidas energéticas. El nivel de vitamina B12 varía mucho de un producto a otro.

Cabe mencionar también que, de acuerdo con una directiva europea, no se permite “fortificar” los alimentos orgánicos, sino sólo los alimentos procedentes de la agricultura convencional. Además, por razones ideológicas, se sabe que un gran número de personas que siguen una dieta vegetariana o vegana son muy o incluso exclusivamente consumidores de productos orgánicos.

En el cuadro que figura a continuación se muestran algunos promedios de los “alimentos fortificados” mencionados anteriormente. Naturalmente, el contenido de vitamina B12 varía mucho de un productor a otro. Cabe mencionar también que no todos los productos de estas categorías contienen vitamina B12, sino sólo los que están fortificados.

ProduitTaux de Vit B12 mcg /100gVit B12 µg/Portion
Extrait de levure15 – 502,4 – 8
Boisson énergisante25
Céréales0,80,2
Substitut de viande0,3?
Jus de fruit0,2 -0,50,4 – 1,0
Lait de soja, yaourt au soja, dessert au soja0,1 – 0,50,2 – 1,0

Dirigiendo sus dietas hacia este tipo de productos, los veganos pueden satisfacer parte de sus necesidades diarias. Sin embargo, los alimentos fortificados con vitamina B12 no se recomiendan como única fuente de vitamina B12 porque su contenido es muy limitado. Además, algunos de esos alimentos son cuestionables en cuanto a los beneficios para la salud o proporcionan formas de vitamina B12 poco biodisponibles (zumos de frutas y bebidas energéticas).

La vitamina B12 y el intestino grueso

La vitamina B12 es producida sólo por microorganismos (bacterias). Algunas de estas bacterias también viven dentro del intestino grueso de los humanos y producen grandes cantidades de vitamina B12. Además, se sabe que los únicos lugares del cuerpo en los que se puede absorber la vitamina B12 son las membranas mucosas de la boca o las del intestino delgado (íleon). Sin embargo, la mayoría de las bacterias productoras de vitamina B12 se encuentran en el intestino grueso, irónicamente aguas abajo de la zona de absorción potencial. Por eso la gran mayoría de la vitamina B12 producida en el intestino grueso es inutilizable y termina en las heces.

El equilibrio de la flora intestinal

La flora intestinal en su conjunto juega un papel crucial desde el punto de vista de la asimilación. Además, un número cada vez mayor de personas sufre de desequilibrios gastrointestinales más o menos graves y crónicos. Esto causa un daño considerable a la capacidad de producción de vitamina B12 en el intestino grueso. Por eso hay muy pocos casos (pero existentes) de veganos que puedan satisfacer sus necesidades de vitamina B12 a través de una ingesta limitada debido a esta elección dietética y a la cantidad de vitamina B12 producida por los intestinos.

Este dramático descubrimiento ofrece una explicación al hecho de que casi todos los animales vegetarianos comen algunas de sus heces a intervalos específicos. Al igual que los humanos, todos los demás animales llamados “superiores” consumen vitamina B12 a través de su dieta. Pero no estaba claro hasta ahora cómo los animales exclusivamente vegetarianos cubren sus necesidades de vitamina B12. Mientras que los rumiantes tienen bacterias en su rumen para satisfacer sus necesidades de vitamina B12, se pensaba que los no rumiantes se satisfacían absorbiendo pequeñas cantidades de tierra de frutas y verduras, pero hoy en día se comprende mejor el papel de la ingestión esporádica de sus propios excrementos.

A pesar de ello, debe descartarse la opción de los excrementos como posible fuente de vitamina B12 para los seres humanos porque, más allá de los considerables riesgos para la salud, pocos individuos se someterían a esta práctica. Sin embargo, ya en el decenio de 1950 se realizaron en Inglaterra experimentos concluyentes con la ingestión e inyección de extractos de heces humanas para contrarrestar la deficiencia de vitamina B12.

La vitamina B12 en el suelo

En un entorno biológico rico y preservado, el suelo (humus) contiene cantidades significativas de bacterias productoras de vitamina B12. El consumo de hortalizas de raíz crudas y sin limpiar (zanahorias, nabos, remolachas, rábanos, chirivías, etc.) podría ser una fuente de vitamina B12.

¿Cuánto y cuál es la biodisponibilidad? Estas preguntas aún no tienen una respuesta clara en este momento. Sin embargo, lo que ya se sabe es que los diferentes tipos de suelo contienen constituciones muy diferentes de microorganismos, por lo que no es posible dar un orden de magnitud genérico para esta medición. Ya se están planteando profundas dudas sobre la capacidad de esta fuente de vitamina B12 para mantenernos por sí misma, pero el suelo podría ser una fuente complementaria. En épocas anteriores de la humanidad, la tierra puede haber desempeñado un papel importante en las necesidades de vitamina B12, pero hoy en día la agricultura intensiva (o convencional) ha contribuido de manera significativa a la degradación de la calidad del suelo y de los productos de la tierra, por lo que ya no se puede considerar seriamente esta fuente. Tanto más cuanto que los reglamentos sanitarios exigen la máxima limpieza de los productos alimenticios.

La vitamina B12 en las verduras

Hasta la fecha, no se conoce ningún vegetal que produzca una cantidad de vitamina B12 digna de mención. Sin embargo, se ha demostrado en el laboratorio que las plantas pueden absorber la vitamina B12 cuando se las rocía con una solución altamente concentrada de vitamina B12 o si se las fertiliza con un fertilizante muy rico en bacterias productoras de vitamina B12.

Sobre la base de estas conclusiones, se puede argumentar que los vegetales de plantaciones estrictamente orgánicas podrían teóricamente extraer sólo cantidades muy pequeñas de fertilizantes naturales (de vaca o de otro tipo) que son pobres en vitamina B12. Esto deja la posibilidad alternativa de la deseada contaminación bacteriana por contacto directo con el suelo o el fertilizante, pero esta solución no es satisfactoria tanto desde el punto de vista de la salud como en lo que respecta a la fiabilidad de los niveles de vitamina B12 adquiridos.

Por consiguiente, hipotéticamente sería posible “fortificar” directamente las raíces y tubérculos, tal vez incluso el follaje mientras crecen, a fin de lograr un nivel pertinente de vitamina B12. Pero aunque este escenario parece simple (fortificar los alimentos en la base) todavía estamos lejos de lograrlo, si tenemos cuidado. Además, aunque las intenciones son loables, el proceso parece peligrosamente artificial.

Además, desde un punto de vista biológico, observamos que las plantas fortificadas de esta manera con vitamina B12 contienen cantidades muy pequeñas, del orden de magnitud de 0,1 mcg / 100g. Estas pequeñas cantidades varían enormemente y parecen insuficientes porque tendríamos que comer varios kilos de vegetales crudos para satisfacer nuestras necesidades diarias. Sin embargo, en combinación con otras fuentes, este proceso puede en el futuro ser integrado en la dieta vegana.

La vitamina B12 en la levadura

La levadura dietética no contiene naturalmente vitamina B12. El rumor sin fundamento de que la levadura contiene vitamina B12 probablemente proviene de las creencias sobre el producto icónico de la cultura británica que contiene levadura fortificada para alimentos, la famosa Marmita. Por otro lado, algunas levaduras americanas contienen pequeñas cantidades de vitamina B12 porque se producen en determinados suelos. Por lo tanto, las levaduras europeas que no están fortificadas no contienen vitamina B12.

Espirulina, Chlorella, Nori y vitamina B12

Varias algas como la espirulina, la clorela y el nori ocupan un lugar central en la dieta vegana porque en el pasado se les atribuyeron cantidades importantes de vitaminas biodisponibles, incluida la vitamina B12. A la luz de los resultados más recientes, los niveles de vitamina B12 activa y biodisponible son muy discutidos. Mientras tanto, el mercado de estos productos ha crecido enormemente y se ha vuelto muy lucrativo. Muchos estudios contradictorios tratan este tema, por lo que hay que tener cuidado.

Medición de corinoides

Para entender mejor de dónde viene la confusión sobre el contenido de vitamina B12 en las algas, necesitamos dar un rodeo en el campo de la microbiología. En el pasado, los niveles de vitamina B12 en los alimentos se medían por el método de un microbiólogo. Midieron el factor de crecimiento de las moléculas llamadas corinoides. Los corinoides son un conjunto de muchas moléculas con estructuras moleculares similares, de las cuales la vitamina B12, también conocida como cobalamina, es una de ellas. Por consiguiente, este antiguo método tiene en cuenta todos los corinoides sin distinción. Sin embargo, hay dos tipos de corinoides, los corinoides activos (vitamina B12 biodisponible) y los corinoides inactivos (sin función biológica y, en algunos casos, incluso tóxicos).

Radioensayo diferencial

Hoy en día la vitamina B12 se mide con un método llamado “radioensayo diferencial” y recientemente IAC-HPLC (Columna de inmunoafinidad – Cromatografía líquida de alto rendimiento). Este método permite diferenciar entre diferentes tipos de corinoides. Las cantidades de vitamina B12 medidas anteriormente han sido muy revisadas porque la mayoría de los corinoides de estas algas están inactivos y no la vitamina B12 como se suponía anteriormente. Este nuevo método permitió evaluar que casi el 80% de estos corinoides eran en realidad análogos de la vitamina B12 (forma inactiva para el cuerpo humano). Las pruebas realizadas por la Sociedad Vegana concluyeron que la espirulina no era una buena fuente de vitamina B12, ya que no lograba disminuir los niveles de MA (ácido metilmalónico) de los individuos que sufrían de deficiencia de vitamina B12.

¿Algas tóxicas?

Lo que es más preocupante, los estudios han demostrado que el consumo de espirulina y nori, a pesar de que eleva el nivel de vitamina B12 en el suero sanguíneo (el análisis del suero sanguíneo no distingue la vitamina B12 activa de los análogos), provoca un grave empeoramiento del nivel de MA (ácido metilmalónico). Los científicos Daniele y otros colaboradores explican este efecto perverso por el hecho de que los análogos de la vitamina B12 se absorben y “bloquean el acceso” a la vitamina B12 activa.

La clorela, por otro lado, parece ser una buena fuente de vitamina B12.

Más allá de estas consideraciones sobre la vitamina B12, hoy en día hay que considerar, por supuesto, los orígenes de las algas en cuestión porque, lamentablemente, las plantas marinas están lejos de estar libres del riesgo de contaminación, polución, radioactividad, etc., por lo que es importante considerar el origen de las algas en cuestión.

Alimentos fermentados y vitamina B12

Los alimentos fermentados incluyen una amplia variedad de productos diferentes que provienen de un proceso de cuvage maloláctico o cultivo de hongos (moho). Las fuentes veganas más conocidas de vitamina B12 son el Tempeh, el fermento de masa madre, el chucrut y la cerveza.

El shoju, el tamari y el tempeh, a pesar de que estos alimentos son populares en la comunidad vegana, sólo contienen cantidades insignificantes de vitamina B12 activa, como lo confirman la mayoría de los productores de tempeh.

La fermentación del chucrut y de la masa madre proporciona cantidades inciertas de vitamina B12. El chucrut contiene pequeñas cantidades, menos de 0,5 mcg / 100g – medido por el antiguo método de los corinoides.

Según el Instituto Científico Americano Centro de Análisis Molecular (CMA), la cerveza blanca contiene 0,8 mcg / 100g de vitamina B12. Por obvias razones de salud no se recomienda el consumo de grandes cantidades de esta bebida. Además, el alcoholismo es una fuente de deficiencia en sí mismo.

Perejil, espino amarillo y jugo de pasto agropiro

Se han medido varias veces los niveles de vitamina B12 en el perejil, el espino amarillo y el zumo de hierba de trigo. Sin embargo, no se pudo establecer con certeza si esos niveles se debían a la contaminación bacteriana o a un acontecimiento natural. El escenario de contaminación parece más probable. En el caso del espino amarillo, la empresa Dr. Pandalis que vendía cápsulas de vitamina B12 tuvo que anunciar: “los frutos del espino amarillo de nuestra granja orgánica no han contenido vitamina B12 durante unos 4 años”. Este anuncio puso fin al rumor de que el espino amarillo contenía importantes dosis de vitamina B12.

El pasto agropiro y las semillas germinadas son un grupo de alimentos codiciados por su alto valor nutritivo, pero los niveles de vitamina B12 no han sido (aún) científicamente comprobados. Una vez más, no está claro si la vitamina B12 proviene de la contaminación bacteriana.

Suplementos de vitamina B12

Con los conocimientos actuales, es muy difícil, si no imposible, encontrar una fuente vegana natural fiable de vitamina B12. Por lo tanto, no es recomendable buscar satisfacer las necesidades de vitamina B12 a través de una dieta puramente vegana. Además, cabe señalar que en Europa es ilegal fortificar los alimentos orgánicos con vitamina B12 porque muchos veganos no los consumen por convicción ideológica. Además, no siempre está claro qué forma de vitamina B12 se utiliza para fortificar los alimentos en cuestión, ni tampoco está siempre claro qué impacto tiene la introducción de la vitamina B12 en los demás componentes. Para dar un ejemplo clásico, en el contexto de los jugos multivitamínicos, la reacción que sufre la vitamina B12 en contacto con la vitamina C y otros ácidos o sustancias (naturales o no) no es evidente.

En este contexto, la Sociedad Vegana recomienda explícitamente que las personas que siguen esta dieta tomen suplementos de vitamina B12 para evitar los altísimos riesgos que corren los individuos en situación de deficiencia. Estos suplementos, aunque no son baratos, no son exorbitantes, y es virtualmente imposible tener una sobredosis. Por lo tanto, no hay razón para que los individuos veganos incurran en un riesgo innecesario de deficiencia. La calidad de vida y la vitalidad del individuo pueden ser drásticamente alteradas.

Para los vegetarianos, por otro lado, su dieta juega un papel esencial.

La mejor manera de reportar una situación de deficiencia es hacer una prueba de AMM (Ácido Metilmalónico) en orina.

¿Son veganos los suplementos de vitamina B12?

La vitamina B12 proviene de un cultivo bacteriano. Los nutrientes utilizados suelen ser de origen puramente vegetal (vegano). Siendo realistas, la vitamina B12 procedente de despojos de animales no es un método de producción utilizado en la producción industrial moderna.

Sin embargo, recomendamos que las personas que siguen una dieta vegana se aseguren de que el envase indique que el producto es efectivamente vegano y que ninguno de los coadyuvantes es no vegano (lactosa o ciertas gelatinas).

Según Wikipedia (en inglés) algunas bacterias genéticamente modificadas para producir más vitamina B12 están ahora presentes en la cadena alimenticia. Desafortunadamente, esta declaración debe ser tomada en serio y los métodos de producción de cada productor (vegano o no) deben ser verificados.