Saltar al contenido
Vitamina B12

Homocisteína y vitamina b12

Algunas publicaciones médicas lo llaman “el nuevo colesterol”, pero a menudo es mal entendido por el público en general.

La alta homocisteína, causa de muchas enfermedades

Algunas publicaciones médicas lo llaman “el nuevo colesterol”, pero a menudo es mal entendido por el público en general. La homocisteína es un aminoácido que parece estar estrechamente o remotamente asociado con un gran número de problemas de salud graves.

En efecto, esta molécula participa en la degradación de los vasos sanguíneos y, por lo tanto, puede dar lugar a patologías como la hipertensión, el infarto de miocardio o los accidentes cardiovasculares. Además, la hiperhomocisteinemia es perjudicial a nivel celular y, por lo tanto, puede causar demencia, la enfermedad de Alzheimer. Se están estudiando los vínculos con otras patologías como la depresión, los trastornos oculares y la osteoporosis.

Durante mucho tiempo, sólo el 50% de los ataques cardíacos y los accidentes vasculares podían ser explicados por el médico, por lo que se han realizado intensas investigaciones sobre los factores de riesgo. La homocisteína ha hecho posible dilucidar parcialmente este antiguo enigma médico. Hoy en día se considera que el 10% de los ataques cardíacos y accidentes vasculares son atribuibles a un nivel demasiado alto de homocisteína.

En altas dosis, la homocisteína daña directamente las células. Como resultado, a veces se le llama “veneno celular”. Sin embargo, este atributo es algo confuso porque la homocisteína es un precursor natural y esencial del metabolismo. Sin embargo, conduce al engrosamiento de la sangre, lo que le da un doble papel en la promoción del riesgo cardiovascular.

La ingesta de homocisteína y vitamina B12

Cuando el cuerpo funciona bien, la homocisteína es un producto metabólico intermedio que ataca a las células y se transforma en otras moléculas favorables para el organismo, como la S-adenosilmetionina (SAM), que es la base de muchos procesos importantes para mantenerse sano.

La transformación de la homocisteína tiene lugar en varios pasos metabólicos y requiere que la presencia de las vitaminas B12 y B9 (ácido fólico), o más bien el ácido tetrahidrofólico, una coenzima derivada del ácido fólico, tenga lugar normalmente. Sin estas vitaminas, la homocisteína no puede reconvertirse y se acumula en el cuerpo. Gradualmente, esta acumulación conduce a una situación crítica para nuestra salud.

No obstante, la homocisteína puede convertirse (por vías alternativas) en metionina en el hígado y los riñones por medio de la betaína, o en cisteína por la acción de la vitamina B6. Por consiguiente, puede afirmarse que los factores precursores más importantes para la conversión de la homocisteína son la vitamina B12 (metilcobalamina y cobalamina), el ácido fólico (vitamina B9 y sus derivados), la vitamina B6 y la betaína. Sin embargo, son la vitamina B12 y el ácido fólico los que tienen el papel más importante.

La homocisteinemia, un indicador de la deficiencia de vitamina B12

Debido a la interdependencia entre la homocisteína y la vitamina B12, la homocisteína puede ser un indicador indirecto de la deficiencia de vitamina B12. Un alto nivel de homocisteína, también conocido como homocisteinemia o hiperhomocisteinemia, suele ser un indicio de deficiencia de vitamina B12, pero, como se ha explicado anteriormente, también puede ser el resultado de una ingesta inadecuada de vitamina B9 (ácido fólico y sus derivados). Dado que el análisis de suero sanguíneo no es fiable para detectar la deficiencia de vitamina B12, a veces se utiliza una prueba de nivel de homocisteína para interpretar la situación de manera más fiable.

Ensayo de homocisteína

Las cifras que aparecen a continuación son los diferentes niveles de medición de homocisteína en la sangre. Permiten una evaluación de la situación:

InterpretacionesHomocisteína en µmol/L
Normal
Nivel elevado10 – 12
Nivel crítico> 12

Los vegetarianos y los ancianos, las personas en riesgo

Los niveles altos de homocisteína se encuentran frecuentemente en individuos con una dieta vegetariana y en los ancianos. La causa suele ser una deficiencia de vitamina B12 en estos individuos. De hecho, los veganos casi no comen alimentos que contengan vitamina B12, pero la situación es diferente en los ancianos. A menudo sufren una deficiencia debido a problemas en la asimilación de esta vitamina, también conocida como malabsorción. Se estima que entre el 40 y el 60% de los ancianos tienen altos niveles de homocisteína.

Otros factores que aumentan la homocisteína son el consumo de café y alcohol, así como ciertos medicamentos, y las enfermedades estomacales, intestinales o hepáticas. Para más información, puede leer el artículo sobre la deficiencia de vitamina B12.

La homocisteína, ¿sólo un indicador?

La clasificación de la homocisteína como factor de riesgo también se considera crítica. El profesor Norbert Fuchs sostiene que la homocisteína no debe considerarse como promotora del desarrollo de enfermedades, sino más bien como una señal de deficiencia de nutrientes. Es de acuerdo con esta deficiencia que se desarrolla el problema, más que la homocisteína en sí. La presencia de un alto nivel de este aminoácido es sólo un indicador de las perturbaciones en la conversión de los grupos metilo. Estos elementos tienen un papel central en la construcción y regeneración de las células, así como en la hematopoyesis (la creación y renovación de las células sanguíneas), el metabolismo cardiovascular y la síntesis de neurotransmisores.

Estos procesos esenciales para nuestra supervivencia también implican otros elementos químicos, principalmente: colina, betaína, vitamina B6, vitamina B12 (metilcobalamina), vitamina B9 (y sus derivados, incluyendo los tetrahidrofolatos) y S-adenosilmetionina (SAM). Todas estas moléculas tienen una relación más o menos directa con el proceso de conversión de homocisteína y causan las diversas patologías asociadas. No existe un tratamiento rápido para reducir los niveles de homocisteína, pero es necesario controlar cuidadosamente la ingesta equilibrada de nutrientes.

¿Reducir la homocisteína con vitaminas?

Tanto si la homocisteína es sólo un marcador de deterioro de la salud como si es una sustancia tóxica, si el nivel en la sangre es demasiado alto, es importante tratar de reducirlo. La mejor manera de prevenir esta preocupante situación es asegurarse de que tiene suficiente ingesta de vitaminas y nutrientes que participan en su metabolismo. Los elementos más importantes a tener en cuenta son la vitamina B12 y B9 (ácido fólico), y más raramente la vitamina B6 y la betaína.

Además de los preparados de vitamina B12, también hay complejos vitamínicos especiales que ayudan a ajustar este problema. Estos tratamientos aseguran una reducción de la homocisteína (o su mantenimiento en el nivel adecuado) a través de la ingesta de vitaminas que participan en su conversión en S-adenosilmetionina. La necesidad de este tipo de medida puede evaluarse fácilmente mediante un análisis de sangre con su médico. Se puede aconsejar a las personas que siguen una dieta vegetariana o a los ancianos que pregunten sobre esto para evitar los muchos inconvenientes asociados con una deficiencia de vitamina B12 o un nivel excesivamente alto de homocisteína.